viernes, 30 de julio de 2010

Snake Dike al Half Dome (Yosemite Valley, CA)


Siguiendo con nuestro corto periplo Yosemitero la siguiente parada nos llevó a Paco, Andrés y un servidor al Half Dome. La vía elegida, en realidad la única opción dado nuestro nivel, fue la Snake Dike: 250 metros, 8 largos y un grado de V- (o 5.7 YDS).




La idea era dormir en Little Yosemite Valley (con la mitad de la aproximación hecha) pero la vía del día anterior, Nutcraker, se nos hizo larga así que finalmente pasamos la noche abajo en el "Camp 4", famoso camping en el mundillo de la escalada que funciona tipo "first come first served". Como nosotros aparecimos por alli muy tarde...pues eso, todo servido. Por suerte unos coreanos nos hicieron hueco en su parcela.
Madrugamos pero no mucho, hasta las ocho de la mañana no empezábamos a andar. Larga aproximación de cuatro horas y media con todo el material, se hizo duro. Eso sí, el camino discurre primero junto a la Vernal Fall y después junto a la Nevada Fall, ambas a tope de agua de deshielo. Precioso lugar.
Cuando ya entras en el Little Yosemite Valley se deja la ruta normal al Half Dome por su izquierda para ir directamente hacia la base sur de la pared pasando por el Lost Lake. Se rodea la inmensa mole de granito en el sentido de las agujas del reloj hasta llegar al inicio de la vía, cara Sudoeste del Half Dome. En total 10 kilómetros de aproximación y unos 800 metros de desnivel.


Rápidamente vamos para arriba que no vamos sobrados de tiempo, por suerte sopla algo de viento y aunque el sol promete, se deja hacer.
Toda la vía nos la repartimos Paco y yo ya que el pobre Andrés llevaba el dedo gordo de un pie tan hinchado que parecía le iba a explotar.
Los primeros tres largos son los únicos de V- (5.7 YDS), muy verticales por fisuras fáciles de subir y también fáciles de proteger con pasos de adherencia para cambiar precisamente de una a otra. En el tercer largo, tras uno de esos pasos de adherencia, es cuando coges la famosa "Snake Dike" que ya no dejas hasta el final. Se trata de una de las muchas cicratices más o menos verticales características del granito, de apenas un palmo de ancho, con bastantes presas para pies y manos. En contraste, a ambos lados te encuentras con fino granito, totalmente liso, por lo que no hay ninguna opción de proteger. Y es por eso que a partir de allí comienzan a verse los "bolts", no muy abundantes en el valle. El "dike" serpentea durante cuatro largos y medio en los que las reuniones, siempre colgadas, están montadas con dos chapas con otra chapa adicional por largo, a lo sumo dos. De hecho eso es lo único que tiene, pasos fáciles de IV protegidos solo con una chapa cada 15, 20 o 25 metros. Como ellos dicen, un buen "runout".

Conforme se va subiendo la vía pierde verticalidad, típica cima achatada de un "dome". Excepto en su cara norte, claro. Tras el octavo y último largo aún toca seguir subiendo, ya sin cuerda, por pasitos de III durante 20 minutos hasta la cima.
Tentempíe más que necesario aunque sin mucho recrearse que ya son más de las siete de la tarde, se nos va a hacer de noche...
Dos horas y media de bajada por la vía normal del Half Dome, primero por los cables de acceso a cima, despues por polvoriento camino, Little Yosemite Valley, las cascadas, con osos, con coyotes...se hizo de noche, por supuesto. Un frontal para tres, no está mal. Sin esguinces de tobillo llegamos abajo, cena contundente y al saco de dormir de nuevo junto a nuestros amigos coreanos.
Larga jornada con disfrute infinito, gran vía (aunque en realidad sea muy fácil), gran cumbre, gran compañía, gran día. Viva Yosemite!













1 comentario:

  1. Enhorabuena por las vias,me alegra mucho que puedas escalar y que nos lo cuentes.

    Un abrazo

    ResponderEliminar